Losing The Oremus

¿Alguna vez os habéis sentido perdidos? Pero no perdidos en el supermercado, que quieras que no, sabes que hay una salida, sino perdidos en un bosque, en un desierto, en el mar…. Perdidos en un lugar donde,  mires donde mires, ves lo mismo… el mismo color, el mismo viento, la misma luz… esos momentos en los que el estómago se te encoge y sientes ese gusanito en la garganta que no te deja articular palabra. Y ahora, ¿qué hago? ¿Hacia dónde me muevo? En lenguaje vulgar y simple sería algo así como: ¿dónde mierda estoy? ¡Que alguien llame a mi madre!  Y gritas, pero nadie te escucha… y te ahogas, miras desesperadamente a los lados para encontrar  algo que te mantenga en pie y seguir buscando una salida… pero no lo encuentras. No sigas buscando, no lo encontrarás, por lo menos ahora, porque estás en modo Losingtheoremus, o sea, has perdido el oremus.

oremus

El modo LosingTheOremus es chungo, para qué engañarnos, pero hay ciertas técnicas para superarlo. Punto uno, quédate quiet@, no la líes, el losingtheoremus tiene facultades únicas para llevarte a liarla parda y todos los actos que se hacen bajo su efecto no tienen consecuencias satisfactorias.
En segundo lugar, espera. ¿Cuánto? No lo sé.
Tercero, abre bien los ojos para ver las señales. Ellas te guiarán para salir del entuerto… porque si estás en modo losingtheoremus… estás en un entuerto… eso está claro.
Y,  saldrás, porque siempre se sale, la luz siempre aparece, sea cual sea su forma… puede aparecer detrás de una persona, en una caja, en una sonrisa, en una llamada… pero, siempre aparece.
Ahh, y otra cosa, muy importante,  si mientras te paras, esperas y abres los ojos,  pierdes la esperanza de encontrar la salida, confía,  no dejes de confiar,  porque dicen que el universo es un puzzle gigante, uno de esos montajes en el que las piezas, quieras o no, tarde o temprano, acaban encajando y lo entenderás todo, ahora no te enteras de nada, y estás en medio de un paisaje monocromático con cara de… pero, ¿¿qué me estás contando?? Pero, confía, porque algún día, en algún lugar, en algún momento… todo tendrá sentido.
A mí me funciona, espero que a ti también 😉