Y vosotros… ¿Habéis salido en el APM?

¿Habéis ido alguna vez a la tele? Yo sí. Pero, ¿habéis salido de forma inesperada en la tele? Yo sí. Es una de esas historias que sólo le pasan a la chica de las historias naranjas. La gente deseando salir en Alguna pregunta Més, con carteles, pancartas y megáfonos para llamar la atención y tú, un buen día estás en casa viendo el programa y ¡zas!… ¿Esa era yo? No, Laura… ¿cómo vas a ser tú? Es que… me ha parecido verme en la tele. No, Laura, se parecía mucho a ti pero no eras tú.
De pronto, suena el teléfono: Tía, ¿has salido en la tele? ¿He salido? Sí, eras tú, tía… qué fuerte… que era mi careto. Pero, ¿cómo que salgo en la tele? Creo que es una imagen de ese concurso al que fuiste… sales con tu cara de flipada…
Gracias…es lo que tiene ser expresiva.
Pues sí, fui a la tele. Concursé en un concurso y meses después utilizan mi imagen para hacer un zapping de lo más freak.¡¡Esto sólo me pasa a mí!! Y yo sin enterarme. Oye, pero ¿puedo sacar pasta? ¿Firmaste algo? Sí. Pues nada, pueden comerciar con tu cara de flipada todo lo que quieran y más. Pero, ¿qué dices? ¡Yo llevo la cruz de mi expresividad y ellos se benefician de ella! Sí… es la tele.

Fui concursante. Llegabas a la tele, te leías miles de periódicos del día y a las cinco de la tarde se grababa el programa.  Te hacían preguntas sobre los periódicos que acababas de leer.  Y… allí estaba yo. Nada más llegar, me presentan a mi contrincante. Un estudiante de periodismo de una de estas universidades privadas que yo no tendría dinero para pagar una mensualidad ni aunque vendiera mis órganos. Yo, de la Autónoma. El chico, con camisa de golfista, pantalones de pinza, zapatos de ante… yo, con camiseta de  Inditex. Madreeee…¡¡ Qué paliza me va a meter éste!!
El tío era un coco. En la prueba previa a la grabación quise morirme… Lau, esto te pasa por tu exceso de seguridad… se te ha ido de las manos… que como te da igual todo, pues ala, yo voy… pero ¡¡Esto es la tele!! ¡¡Esto es tele!!… Me voy a casar con ella!! ¿¿¿Quién me pone la pierna encima para que no levante cabeza??? ¡¡Es tele!!! ¡¡Vas a hacer el ridículo de tu vida!!

Y… el concurso empezó…Ésta no la sé… paso… Ésta la sé… contesto…

Pero, creo que mi contrincante, al verme, se vino arriba. Entró en modo ascensor, me miraba y pensaba:  a ésta le meto yo una paliza de las que hacen historia y… es lo que tiene el modo ascensor, tan pronto como subes, bajas… El chaval creía que las sabía todas y contestaba todas, pero claro, no se sabía todas y … na na na na… en menos de lo que esperaba se había acabado el concurso… Había ganado 50 euros y un atlas.

La menda y su cara de flipada se llevaron 400 euros, 50 libros, 50 dvds y un homecinema. El chico todavía está preguntándose por qué. Aquí en la intimidad os digo, yo también. Pero, ya se sabe…

                  El secreto de la sabiduría, del poder y del conocimiento es la humildad

Ésta es la historia de mi participación en un concurso de la tele. Ésta es la cara que vi meses después en el APM… ¡¡A ver si me véis!! Parece que les gusté y me volvieron a poner, una y otra vez…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *