Los polos opuestos se atraen

El extremo del imán que indica hacia el norte de la tierra es el polo norte. El otro, el sur. Los polos magnéticos de igual nombre se rechazan. Los polos magnéticos de distinto nombre se atraen. Norte, sur, positivo y negativo. Así funciona un imán.  La fuerza de la atracción se encuentra en los extremos. Pues, según la astrología, en el caso de las personas, sucede algo parecido.
Vuelvo a ponerme el traje de Esperanza Gracia y os digo, aquí, el horóscopo tiene mucho que ver. Otra vez, es todo cuestión de energía. Hoy hablaré de signos opuestos complementarios. Pero, ¿qué es eso de los signos opuestos complementarios? Para que me entiendas…  Si tú fueras un imán, tu polo opuesto sería tu signo opuesto complementario. Es decir, es el signo que se encuentra justo al otro lado de la rueda del zodiaco. En el lado opuesto. Es tu misma energía pero, a la vez, te complementa. Es lo que sería la cara y la cruz de la moneda. El ying y el yang. Es decir, las personas de tu signo opuesto complementario tienen muchas cosas en común contigo, pero a la vez poseen, en su personalidad, rasgos que tú no tienes y por lo tanto, admiras.
Seas del signo que seas, sólo existe un signo opuesto complementario para ti. Y , casualmente, pertenece a tu elemento complementario. Si eres agua, tu signo opuesto complementario será tierra. Si eres aire, será fuego.  Pero, ¿por qué?

polos-opuestosCreo recordar que ya os lo expliqué la primera vez que me disfracé de Esperanza, pero, os lo recuerdo…
El aire y el fuego son elementos complementarios. Sin oxígeno, no hay fuego.  El fuego necesita de aire para ser fuego. Sin aire, no existiría. Además, el aire aviva el fuego.  Así se complementan fuego y aire.  Los signos de fuego son impulsivos, energéticos y osados. Son líderes por naturaleza, entusiastas y arriesgados. Buscan contínuamente experiencias nuevas que los mantengan vivos.  Los signos de  aire son inquietos mentales, todo se lo preguntan, buscan la verdad y no cesan en su afán de conocimiento. Quieren saber tanto de todo que se pierden en sensaciones y pensamientos. Les cuesta concretar. Por eso, el fuego complementa al aire, porque le empuja a concretar, aportándole la acción y la energía para moverse. Le ayuda a materializar todo ese afán intelectual en hechos, experiencias y vivencias. El aire, en cambio,  ayuda al fuego a entenderse, a perfeccionarse y a canalizar toda su energía de forma mucho más productiva e intelectual.  Pero, ambos tienen algo en común: buscan experiencias nuevas, aunque por motivos diferentes. Unos, para experimentar, los otros, para conocer y entender mejor la vida y la realidad en la que viven.  Así se complementan fuego y aire.
En el caso del agua y la tierra es distinto. El agua necesita un cauce por el que fluir y la tierra necesita de agua para ser fértil.  Los signos de tierra viven con los pies en el suelo, los de agua, con la cabeza en las nubes, así que todo será perfecto si la tierra consigue que el agua toque suelo firme y el agua le da, de vez en cuando, un viaje por las nubes a su compañer@ terrenal. Los signos de tierra necesitan del idealismo, la ilusión y el infantilismo de los signos de agua, porque ellos son demasiado realistas, prácticos y metódicos. La tierra le aporta al agua la estabilidad que necesita para vivir en la vida real. El agua ayudará a la tierra a mostrar sus emociones. La tierra ayudará al agua a darle un poco de realismo a ese  océano de emociones en el que vive, lo que le ayudará a sentirse más segura. La tierra ancla al agua en la vida. El agua, le da vida a la tierra. Por eso, son elementos complementarios.
Ahora ya sabes a qué elemento pertenecerá tu opuesto complementario. ¿Qué? No puedes aguantar más ehh… necesitas saber cuál es tu opuesto… Venga… va… no te hago esperar más…
Si eres Cáncer, tu opuesto es Capricornio
Si eres Escorpio, tu opuesto es Tauro
Si eres Piscis, tu opuesto es Virgo
Si eres Aries, tu opuesto es Libra
Si eres Sagitario, tu opuesto es Géminis
Si eres Leo, tu opuesto es Acuario
Y… viceversa… es decir, si eres Acuario, tu opuesto sigue siendo Leo…
¿Tu pareja es tu signo opuesto o tu elemento complementario? ¿L@s chic@s que te gustan pertenecen, casi siempre,  al mismo elemento, aunque no sea tu complementario? ¿Muy  pocas de tus amistades pertenecen a tu elemento opuesto? ¡Anda, qué casualidad! Aixx… si creyera en las casualidades, toda mi vida sería más fácil 😉
Ahora es cuando surge la duda: ¿por qué es mi opuesto? ¿Qué tengo en común y en qué me complementa? Yo soy aire y mi pareja tierra, ¿qué pasa entonces? ¿Somos compatibles?  Os lo explicaré, cuando tenga un momento. Me he tomado unas confianzas que dan mucha rabia, lo sé, pero es que es muy largo 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *