Todavía puedes “Desayunar con diamantes”

Audrey Hepburn desayunaba mirando el escaparate de Tiffany cuando lo sentía. El peinado perfecto, el vestido perfecto, la joya perfecta y sin embargo, sólo comerse un bollito contemplando los diamantes a través del cristal, la llenaba cuando lo sentía. Sí, el vacío. Ese espacio que te invade el pecho y te impide coger el aire necesario para seguir caminando.

Últimamente, no sé si será la primavera, los cambios, el movimiento, las despedidas, los finales o los principios, pero son muchas las personas que lo están sintiendo a mi alrededor. El motivo, qué más da. Cada uno tiene el suyo. Y, ¿cómo consigues llenarlo? ¿Cómo vuelves a sentir que ese espacio en el pecho ha desaparecido? Audrey Hepburn desayunaba con diamantes y supongo que cada uno tiene su técnica. Pero, os doy la clave: disfrutar de lo que está pasando, sin pensar en lo que pasará, sin recordar lo que ha  pasado. Algo tan difícil y tan sencillo a la vez.
Sentir que siempre te quedará volver a respirar, volver a reír, sentir el calor de la taza en la palma de la mano…Y sí, seguro que no será fácil pero ya lo sabes, ya lo has vivido y ya lo has experimentado… el tiempo todo clama. No dejes de creer, no dejes de sentir que después de bajar siempre se sube. Que el cuerpo te prepara vaciándote para hacerle hueco a lo que viene.  Algo  grande, bonito, mágico, ya lo sientes, ya está aquí… ¡Prepárate! Y sí, más vale que te prepares, porque la vida es eso. Mira a tu alrededor y disfruta de lo que tienes. Todavía puedes desayunar con diamantes y hacer de ese momento, el instante más especial del día. Todavía puedes sentir la lluvia, el sol, respirar… el silencio. Sentir que estás viva y experimentar  ese escalofrío cuando rozas su piel. Todavía puedes sentir la alegría de saber que existe, que mañana será otro día y que como cada día, volverá a salir el sol.
Todavía puedes sentir la alegría de no saber qué viene, ni pretender saberlo, porque ya no te sientes perdida, porque has aprendido a encontrarte. Sentir que el viento viene, que quizás te roce, que muy probablemente  te mueva pero no te tira… ya no te tira… ya no es capaz. Qué bonito sentirse fuerte y sentirse débil. Bajar sabiendo que volverás a subir. ¡Qué bonito y qué difícil es ser consciente de lo que tienes!  Disfrutar del tacto de la taza caliente en la palma de la mano y del ruido de la lluvia en la ventana.
Qué alegría saber que puedo contar contigo, que estás a mi lado, que me escuchas, que te escucho, que me abrazas y que, de vez en cuando, me odias. Qué bonito saber que no estoy sola, que sigo aprendiendo, que seguiré cayéndome, que seguiré levantándome, que seguiré riendo… qué bonito saber que quizás mañana todo cambie… qué bonito sentir sus labios, mirarle a los ojos y verle, verte, sentirlo… Aixx, qué bonito… Escuchar las risas al otro lado de la pared y hablar durante horas sabiendo que lo que dices se escucha, lo que dices se siente… Saber que alguien sigue llamándote Princesa y saber que sí, que están a tu lado para todo, que te sienten, que te ven, que te ayudan, que te apoyan y te quieren. ¡Qué bonito sentir que me entiendes!, saber que no estoy tan loca, que no callo ni quiero callar… que vivo como quiero vivir y que escribo, cada día, mi historia, sin dejar que otros la escriban por mí.
Qué bonito sentir que estáis ahí…

A todas esas personas que en estos días han sentido ese vacío… seguro que a su alrededor, tienen mil cosas bonitas con las que llenarlo… no olvidéis nunca que siempre podréis Desayunar con diamantes. Como todo, está en vuestra mano.

4 thoughts on “Todavía puedes “Desayunar con diamantes”

  1. Qué bonito Lau. Sabes perfectamente que me he sentido identificada con lo que cuentas. Me quedo con la idea de que el cuerpo te prepara vaciándote para hacerle hueco a lo que viene. No me lo había planteado así. Gracias 😉

  2. Pienso igual….que bonito simplemente el sentirse amado….disfrutar de los momentos buenos de la vida!! Enhorabuena! Besiiitos 😉

Responder a Irene Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *