Un poquito de feng shui

Uno de los principios del  feng shui dice que hay que tirar lo viejo para que entre lo nuevo. Me encanta esa frase y el concepto en sí, pero entiendo que para algunas personas desprenderse de esas cosas que marcaron su pasado sea misión imposible. He tenido en casa los dos ejemplos…

Tailandia 2012

Tailandia 2012

– A ver,  hoy tienes que tirar muchas cosas porque ya no cabes en la habitación… es por tu propia supervivencia…Venga va, conciénciate… ya sabes que lo pasas fatal… pero conciénciate…
Tu compañera de piso lleva un rato hablando sola. Se mete en su habitación y al cerrar la puerta dice: voy a hacer limpieza.
Cinco horas más tarde, sale de su habitación, con una bolsa de basura insignificante.
– ¿Llevas toda la tarde haciendo limpieza y sólo has tirado eso?
– Sí, Lau, es que lo paso fatal… empiezo a sacar papeles, camisetas… recuerdos… muchos recuerdos… y pienso:  va,  esto lo tiro que no me lo pongo… no, pero es que esta camiseta la llevaba aquel día y me da pena… va venga, la guardo aquí, que aquí no molesta… Y sigo el mismo procedimiento con el 90% por ciento de las cosas de mi habitación. Con lo que  acabo con cajas pequeñas metidas en  cajas medianas que meto en el interior de cajas más grandes.
La veo preocupada, pero sé que yo no soy la persona más adecuada para ayudarla.
– Ya… a mí me pasa lo mismo… yo no te puedo ayudar… pero creo que hay alguien…
Llamamos a la habitante del piso que tiene un concepto mucho más radical del feng shui.
Tumbada en la cama, observas cómo se desarrolla toda la escena.
– A ver… premisa uno:  todo lo que no te hayas puesto en el último año no te lo vas a poner nunca más… Acéptalo… Lo demás, es engañarse… Ésta es la premisa que debe regir el “voy a hacer limpieza”.
Coge una camiseta y dice:
– ¿Esto te lo has puesto?…
– No, pero…
– Premisa dos:  no hay peros… ¿Te lo has puesto? No… pues a la basura…
Cuando tu amiga ve que aquella camiseta que llevaba ese gran día de su vida se introduce en una bolsa de basura, entra en desesperación…
– ¡¡Espera!! Pero si ésta no ocupa nada… La guardo aquí…
– ¿Qué te he dicho? Premisa 2: no hay peros… ¡¡A la basura!!
Observas cómo trata de mantenerse inmóvil, impasible. Se esfuerza para que nadie note que algo la reconcome por dentro pero…No puede más… Sale corriendo, se engancha a la camiseta como una leona y grita…
– ¡¡No, no, por favor…!!!
– Mmmm… ¿Tú quieres que te ayude? Nadie dijo que fuera fácil.
– Sí…pero…
– ¡¡No hay peros!! ¡¡Hazme caso!! ¡¡A la basura!!
Así, pasaron horas… Siguieron el mismo procedimiento con papeles, documentos, llaves y cajas… muchas cajas…
Cuando acabaron, aquella bolsa insignificante se había convertido en cinco bolsas industriales.
Fue duro. De hecho, tuve que acompañarla a la basura porque no se fiaba de que, en el último momento,  le entrara la desesperación y acabara abriendo bolsas como loca para coger ese “par de cosas” que no podía tirar.
– Lau, me siento más ligera. Me decía, cuando volvíamos de dejar las bolsas de basura en el container. La abracé y le dije: “Has podido”.
Le costó mucho, pero lo hizo. En aquel container no dejaba sólo cosas materiales, sino parte de lo que habían significado para ella. Dejaba parte de su pasado.
Y parecerá mentira, pero el feng shui no se equivocaba tanto. Lo nuevo no puede entrar, si lo viejo no le deja espacio. A partir de ahí,  todo empezó a fluir mucho mejor.

2 thoughts on “Un poquito de feng shui

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *