Y… el universo conspiró

¿Habéis tenido, alguna vez, un sueño? Mirar hacia atrás… observar vuestra vida ahora… ¿se os ha cumplido alguno? Estoy segura de que sí. Paulo Coelho, en su libro El Alquimista dice que cuando deseas algo con todas tus fuerzas, todo el universo conspira para que tu deseo se cumpla.

Berlín 2011

Berlín 2011

Por muy imposible que parezca, por muy lejos que aparezca en el horizonte, da un primer paso y empieza a caminar hacia tu sueño porque si crees en él, el universo te lo pondrá fácil, empezará a conspirar, las puertas se empezarán a abrir y sin darte cuenta, pasito a pasito, habrás alcanzado tu sueño. He  experimentado esto  muchas veces en mi vida,  con sueños grandes y pequeños y para conseguir alcanzarlos, sólo hay una regla que nunca debes romper: no dejar de creer en tu sueño, no rendirte.

Os lo explicaré, como siempre, con una historia…
Aquella tarde se celebraban en Barcelona los Premios de la Academia de la Televisión. Por la alfombra roja,  pasaría  Buenafuente, El Gran Wyoming, Manel Fuentes, Santiago Segura… No era ningún momento histórico y todavía estábamos en la Universidad, pero no íbamos a permitir que nadie nos lo contara y allí estábamos, en la puerta, con el guardia de seguridad.
– Va… déjanos entrar… a ti que más te da… si tú eres de Prosegur  y te da igual quién entre.
–  Pero, ¿¿sois periodistas?? … Sí, somos periodistas en potencia…
– Sí, claro… que no… que no os puedo dejar pasar…
-¿Tú sabes cómo vas a dormir hoy? Sabiendo que has hecho realidad el sueño de una chicas inocentes…
El chico de Prosegur nos miraba, incluso, con admiración, mientras pensaba: ¿y no se cansarán?. Pasaron horas y ahí seguíamos, hasta que sonrió con la mirada y nos dijo:  ¿De verdad queréis entrar? … Nos harías muy felices… Allí están las acreditaciones de prensa.
El universo conspiró por primera vez: habíamos dado el primer paso, pero no todo sería tan fácil…
-¿¿De qué medio venís?? ¡Mierda! No contábamos con la astucia de la chica de las acreditaciones,  cuyo trabajo es no dejar pasar pringadas como nosotras a este tipo de eventos.  Por mi parte, al escuchar esta pregunta,  no hubo  reacción. Ante las adversidades, suelo quedarme inmóvil. Por suerte, hay personas, como mi amiga, que ante las adversidades, se crecen. Así que reacciona rápido y dice el nombre de un medio inventado.  La chica comprueba la lista… “Lo siento, no estáis”… Mi amiga entra en una realidad paralela en la que es periodista y pertenece al medio que ha mencionado. No deja de creer en su sueño y lo defiende, con uñas y dientes … “¿Cómo que no estamos? Hemos llamado… a ver,  la ceremonia va a empezar ya… por favor…”. Fue tan creíble que hasta yo, en mi parálisis mental, llegué a pensar:  “es verdad, hemos llamado, que mala organización”…. La chica se estresa… “A ver, rápido, apuntad aquí vuestros nombres, dnis y el medio para el que trabajáis”.
El universo conspiró por segunda vez: habíamos estado tanto tiempo con el guardia de seguridad que llegábamos tarde y la chica no tenía tiempo de comprobar los datos.
Y… nos lo dieron. Lo vimos balancearse ante nuestros ojos… Nos convertimos en pequeñas Gollum… nuestro tesoro…  esa papeleta colgante que te abre todas las puertas… el pase de prensa.
Y allí estábamos, frente al escenario, detrás de todas las butacas, rodeadas de periodistas, cámaras, canapés, cócteles… Mirábamos a nuestro alrededor y todo era blanco, impoluto… sí, acababan de pintar las paredes… pero nosotras lo vivimos de una forma mucho más poética. Para nosotras, estábamos viviendo un sueño.
– Oye, pero… ¿tú has puesto el dni?…  Mi amiga me contesta con una tranquilidad inquietante… Sí, pero lo he falsificado… ¡¡¿¿¿Quéee? ¡¡Pero tú estás loca!! ¡¡Falsificar el dni es un delito!!! … acabamos enchironadas… Me mira seria, muy seria y me dice, convertida en una especie de hada madrina:
– Laura, mira a tu alrededor, estamos en un sueño. Estamos rodeadas de periodistas, vamos a vivir esto en directo. Aunque esta noche duerma en la cárcel… aunque tenga que pasar días entre rejas… Esto habrá merecido la pena…
En esos momentos, me pareció un comentario de lo más lógico. Así que decidí disfrutar y disfruté,  tanto que acabé sentada al lado de Manel Fuentes, con una pelolexia extrema. Manel me miró,  rió y en sus ojos lo vi, sé que  pensó: ¿quién es esta tía? y ¿qué pelos lleva?… Y… los nominados son… Buenafuente, Manel Fuentes… No me dio tiempo a reaccionar… ahí estaba el cámara, a menos de un metro de distancia… intentó esquivarme… intenté desaparecer…  pero entré en plano ¡¡por los pelos!! 😉
Después de aquello, una vez terminada la Universidad, he asistido a eventos similares, pero ninguno se puede comparar a aquella primera vez, a aquel gran día en el que deseamos algo con tantas fuerzas, que todo el universo conspiró para que nuestro sueño se hiciera realidad.

Nunca dejéis de soñar… pero tened cuidado con lo que deseáis… porque los sueños, se hacen realidad :)

3 thoughts on “Y… el universo conspiró

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *