¿Laura Fernández? ¡Presente!

Me llamo Laura. Primer apellido, Fernández. Sí, soy una de esas decenas de mujeres que se presentan frente al mostrador, cuando alguien que no tiene las suficientes luces como para citar el segundo apellido dice por megafonía: Srta. Fernández preséntese en la puerta de embarque. Ya no te pones nerviosa, sabes que llegarás al lugar de la cita y casi medio aeropuerto estará allí contigo. Reunión de Fernández. Sí,  apellidarse Fernández, es como apellidarse Ruiz, Martínez, Martín, Rodríguez…
Para una periodista, es muy duro. Editas una pieza, escribes un artículo… Redactora: Laura Fernández…. Tú sabes que eres tú pero, ¡¡hay mil Lauras Fernández!!¡¡Nadie sabe que eres tú!! No eres una Ariza, una Calaf, una Pastor, no eres un Sistiaga… ¡¡Llamándote Jon Sistiaga tienes que ser periodista!! La gente escucha tu nombre una sola vez y ahí te quedas, en la memoria colectiva.
Sí, lo confieso. Mi apellido es común. Pero, no me considero una persona común. Es más, si hay alguien no común, somos los Fernández. Mi  familia Fernández es rara, especial, diferente, única. Intentamos ser “normales”, eso sí. Pero, nos aburrimos en el intento. Cito a una Fernández cuando digo:
– Pero, si yo soy “normal”.
– A ver, ehhh… cómo te lo explico. En tu foto de perfil de whatsapp estás haciendo muecas extrañas y estiramientos corporales poco comunes. Una chica “normal” se hace una foto normal, posa normal, sonríe normal y se coloca en un decorado normal… Tú no eres “normal”…
Quizás, tenemos este apellido para pasar desapercibidos, para que las personas se relajen al pensar que somos gente “normal”. Pero no, los Fernández, al menos los que yo conozco, no somos tan comunes como nuestro apellido.
Laura, una Fernández más. En esencia, como todos, única. Pero,  seguro que hay mil personas más en España que se llaman como yo. ¿Alguna vez te has preguntado cuántas personas se llaman como tú? Ya sé, yo también recuerdo esa leyenda urbana que decía que había un número en el Dni que lo indicaba. Pero supongo que ya sabréis que eso es….¡¡mentira!!
Pues bien, alguien que conozco se ha hecho esta misma pregunta. Se llama Albert Soler, de segundo, ¡qué casualidad!… Fernández.  Un día, se preguntó cuántos Albert Soler sería capaz de reunir, cuántas personas podría conocer que llevaran su mismo nombre. Es curioso pero, aunque tu nombre no lo escoges tú, dice algunas cosas de ti. Si tuvieras que imaginarte a  Albert Soler, ¿cómo sería?…

Pues sí, lo que importa no es el nombre, sino la persona. Así que, Albert Soler se dispuso a reunir a las personas. Ya sé, es algo freak, especial, raro, diferente… Pero, supongo que ya habréis captado que  no me rodeo de gente demasiado común, aunque me apellide Fernández.
Os dejo con la reunión de Alberts Soler… Mmmm…¿Y si hiciera una reunión de Lauras Fernández? Empezaré a tramitar el alquiler del Palau Sant Jordi para la ocasión 😉

Imagen: Carlos Reyes. Tal y como indica su nombre y apellido, Rey de Reyes. “Realmente”, el Rey de la imagen…  😉

 

3 thoughts on “¿Laura Fernández? ¡Presente!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *